Inversor solar

Home » Inversor solar

La idea fundamental de todo el material que te compartimos, es darte conocimiento de todo lo que se refiere al autoconsumo y su instalación, por lo que es importante detallar cada elemento, componentes y funcionamiento. 

En esta sección buscaremos aclarar todo lo referente al elemento fundamental en las instalaciones conectadas a la red eléctrica y en la mayoría de las instalaciones autónomas. Nos referimos al inversor solar.

¿Qué es un inversor solar?

El inversor solar es el aparato encargado de convertir la corriente continua generada por la instalación, en corriente alterna igual a la de la red eléctrica, corriente alterna a 230V de valor eficaz de tensión y 50Hz (hertzios) de frecuencia. De esta forma podemos utilizar la energía generada para conectar los receptores habituales en corriente alterna, como lámparas, tv, electrodomésticos, entre otros.

Funcionamiento del inversor solar

Cuando hablamos de instalaciones con placas solares, los propios paneles no son ni mucho menos el único elemento a tener en cuenta. Los inversores solares es igual de importante y para entender muy bien el punto explicaremos como funcionan.

Las placas solares están formadas por diversas células fotovoltaicas que, cuando reciben energía solar, reaccionan haciendo mover los electrones. Esa reacción produce electricidad de corriente continua, que es recogida por los circuitos que se encuentran en el interior de dichas células solares.

 

Es en este punto donde actúa el inversor solar, puesto que muchas de las instalaciones utilizan corriente alterna, de manera que la corriente continua que producen las placas solares no nos serviría para iluminar nuestro espacio por cmpleto. Por eso, la energía recolectada por las placas solares en forma de corriente continua se convierte en electricidad de corriente alterna cuando pasa por el inversor, que se encarga de efectuar esta “transformación”. Y en ese momento, podemos utilizar esa energía, verterla a la red o almacenarla en baterías.

Tipos de inversores solares

Aun cuando la función del inversor solar es convertir la corriente continua en corriente alterna el inversor solar se clasifica en diferentes tipos:

  • Inversor String (de cadena)

Considerado como el inversor estándar, donde cada panel solar se conecta en serie y la energía se envía a un único inversor. Sin lugar a dudas es la opción más económica y más normalizada, así que tiene un mantenimiento sencillo y son fáciles de encontrar y reconocer.

Es importante saber que al haber un único inversor colocado en cadena, que no distingue entre las diferentes placas, este producirá tanta electricidad útil como la placa solar que menos produzca; Si se tiene diversas horas del día en sombra es poco recomendable. 

  • Microinversor  

Este se le considera el inversor “distribuido” porque se sitúa uno en cada placa solar. Son más eficientes que los String porque producen energía incluso si uno de los paneles no funciona.

Por lo general los microinversores son más caros que los String, y como se instalan en la cubierta, pueden ser más difíciles de reparar.

 

 

  • Optimizador de potencia

El optimizador de potencia es un complemento entre el inversor String y el microinversor, se instala en el tejado individualmente en cada placa solar, con la diferencia que envía la energía a un inversor centralizado (String).

una instalación con un optimizador de potencia siempre será más eficiente que solo con un inversor de cadena, además de ser más económicos que los microinversores. Permiten controlar cada placa solar.

¿Por qué instalar un inversor solar?

Para una instalación solar fotovoltaica se va utilizar para conectarla a la red de distribución eléctrica un inversor fotovltaico para lograr convertir la corriente continua generada por los paneles solares, también llamados “generador”, en corriente alterna a la tensión de 230V en monofásica o 400V en trifásica y a 50Hz (hertzios) de frecuencia, ya que son las corrientes, tensiones y frecuencias que utilizan las compañías eléctricas para distribuir la energía eléctrica.

Si pretende usar una instalación fotovoltaica para un sistema autónomo (consumo propio), y donde se utilizará la energía generada solo para los receptores eléctricos más comunes como lámparas, televisión, etc. Se puede entonces utilizar receptores que funcionen con corriente continua y no necesitaríamos un inversor.

Lo más habitual es utilizar estos receptores en corriente alterna porque son mucho más baratos que los mismos receptores trabajando en corriente contínua. Por este motivo, las instalaciones autónomas llevan la mayoría también inversor fotovoltaico.

Por otro lado, las tensiones que se utilizan en corriente continua en las instalaciones solar fotovoltaicas suelen ser de 12V o 24V limitando su uso a sistemas de poca potencia porque, ya que para tener mucha potencia con esas tensiones tan bajas, las intensidades deberían ser muy grandes y los conductores que tendríamos que utilizar serían de secciones excesivas y muy caros. 

Para potencias superiores a 1kw es imprescindible disponer de un inversor solar que convierta la corriente continua generada en las instalaciones solares fotovoltaicas en corriente alterna para su consumo y con los parámetros adecuados de tensión y frecuencia.